EL DECÁLOGO DE LOS TRIUNFADORES

OFREZCAMOS A DIOS SIEMPRE SACRIFICIO DE ALABANZA
21 diciembre, 2020
FUNDAMENTOS BÍBLICOS PARA LA PROSPERIDAD FINANCIERA
4 enero, 2021

EL DECÁLOGO DE LOS TRIUNFADORES

Texto Principal: Josué 1:7-8; Génesis 39:23.

Introducción: Un decálogo es el conjunto de diez principios o normas considerados básicos para el ejercicio de cualquier actividad. Nuestro Padre Dios dice: “Guardaréis, pues, las palabras de este pacto, y las pondréis por obra, para que prosperéis en todo lo que hiciereis” (Deuteronomio 29:9).

  1. EN EL 2021 “TODO SALDRÁ BIEN”

El año que acaba de terminar nos dejó grandes enseñanzas; fue un año atípico. La pandemia, la recesión económica mundial, el confinamiento y todo lo que enfrentamos, fue atípico. Gracias a Dios por su generosidad y por el cuidado para con nosotros y nuestras familias; en este tiempo, crecimos espiritualmente y fuimos fortalecidos en la fe. Este año 2021, está coronado  con los bienes de nuestro Padre Dios. (Salmo 65:11).

  1. Nos enfrentaremos a nuevos retos, tendremos grandes desafíos; pero creemos que “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó” (Romanos 8:37).
  2. Seremos laureados, no sepultados. Las situaciones difíciles que enfrentamos en la vida, obran para nuestro bien. Es en las dificultades donde se forjan los triunfadores. La realidad es que al final de la batalla se condecoran a los vencedores; pero, también se sepultan a los perdedores.
  1. OBEDEZCA LOS DIEZ PRINCIPIOS

El éxito o el fracaso son el resultado de nuestras decisiones y actitud cuando enfrentamos los retos que se nos presentan en el día a día. Cuando hablemos del éxito o el fracaso, no lo relacionemos con la suerte; no es cuestión de suerte sino de disciplina. Sigamos el decálogo para alcanzar el éxito en la vida:

  1. Permanezca lleno del Espíritu Santo. (Efesios 5:18) “No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu Santo”.
  2. Practique la alabanza y la adoración. (Efesios 5:19-20) “Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre de nuestros Señor Jesucristo”. (1 Tesalonicenses 5:18) “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”.
  3. Ore sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17) “Orad sin cesar”.
  4. Busque primeramente el Reino de Dios. (Mateo 6:33) “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas”. Dios primero.
  5. Tenga Fe en Dios, en Su Palabra y en sí mismo. Ponga la fe en acción. (Santiago 2:17) “Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma”. (Santiago 2:20) “¿Mas quieres saber, hombre vano, que la fe sin obras es muerta?”. (Santiago 2:26) “Porque como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras esta muerta”.
  6. Esfuércese y sea valiente. (Josué 1:7) “Solamente esfuérzate y sé muy valiente, para cuidar de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a diestra ni a siniestra, para que seas prosperado en todas las cosas que emprendas”. (Josué 1:9) “Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas”. Mantengámonos firmes ante la adversidad. (1 Timoteo 6:12) “Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual asimismo fuiste llamado, habiendo hecho la buena profesión delante de muchos testigos”.
  7. Obedezca la Palabra de Dios. El éxito viene como resultado de la obediencia a la Palabra de Dios. Obedecer es actuar sobre la Palabra de Dios. (Josué 1:8) “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”.
  8. No hable por hablar, declare la palabra de fe. (Jeremías 15:19) “Por tanto así dijo Jehová: Si te convirtieres, yo te restauraré, y delante de mí estarás; y si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca. Conviértanse ellos a ti, y tú no te conviertas a ellos”. Lo que diga será hecho (Marcos 11:23) “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”.
  9.  Medite en la Palabra de Dios día y noche. (Salmos 1:2) “Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche”. (Salmos 104:34) “Dulce será mi meditación en Él; yo me regocijaré en Jehová”. (Josué 1:8) “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien”. Siembre en su mente los pensamientos de Dios a través de la meditación en Su Palabra. Piense en la Paz, la Felicidad, la Salud, la Abundancia, el Éxito, las Riquezas, en una Familia poderosa sobre la tierra”. Esta es la voluntad de Dios.
  10. Crea en el valor que Dios le ha dado. (Isaías 43:4) “Porque a mis ojos fuiste de gran estima, fuiste honorable, y yo te amé; daré, pues, hombre por ti, y naciones por tu vida”. (Éxodo 19:5) “Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es toda la tierra”.

Conclusión. Si obedecemos estos principios del decálogo para el éxito, disfrutaremos de la vida victoriosa. Estos principios son los pensamientos de Dios revelados para cada uno de nosotros. No importa cuán grandes sean las dificultades que enfrentemos en los próximos días; Dios dice “que nos irá bien”.

Comparte en redes sociales