DISPUESTOS A TODO POR COMPLACER LOS DESEOS DEL CORAZÓN DEL REY

La Familia
28 agosto, 2019
EL PODER DE DIOS MORA EN NOSOTROS
30 agosto, 2019

DISPUESTOS A TODO POR COMPLACER LOS DESEOS DEL CORAZÓN DEL REY

2 Samuel 23, 13-17 (David entonces estaba en el lugar fuerte, y había en Belén una guarnición de los filisteos. Y David dijo con vehemencia: ¡Quién me diera a beber del agua del pozo de Belén que está junto a la puerta!)

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Alabanza – Devocional 29 Agosto /2019

Esta una historia fascinante de tres individuos invisibles que se transformaron en hombres invencibles, la biblia nos muestra cómo llegaron a ser los hombres más valerosos del ejército de David porque permanecieron lo suficientemente cerca del rey para escuchar un suspiro de cansancio, la expresión de David no es la orden de un dictador, solo un deseo profundo de su corazón, un deseo que solo estando tan cerca del rey se puede llegar a escuchar. Entonces estos tres valientes desesperados por cumplir los deseos de su rey se lanzan en una misión casi suicida para cumplirle ese deseo a su rey. En medio de una guerra! irrumpiendo en el corazón del campamento enemigo, no entraron en silencio si no que casi se pasearon por la mitad del campamento a la vista atónita de sus enemigos, que en medio de su confusión no atinan a intentar cruzarse en el camino de estos tres locos apasionados que vienen sólo para llenar una cantimplora de agua en la mitad del campamento enemigo, hasta entonces son una parte “invisible” del ejército, sin títulos, ni medallas, ni nada que perder más que su propia vida en el intento. Y después de desatar el caos entre sus enemigos aparecen ante el rey con la cantimplora llena de agua y una sola expresión “sus deseos son ordenes, Señor” sin embargo es tal el asombro de David que se niega a beberla y solo atina a soltar una carcajada de regocijo, de orgullo por tener en su ejército tal valentía y luego ofrece el agua a Dios como ofrenda, como muestra de agradecimiento. Luego la biblia nos dice que nunca hubo nadie capaz de igualar la audacia de estos tres valientes.

La clave para ser merecedores del favor de nuestro Dios es estar lo suficientemente cerca para escuchar sus deseos, aun cuando sólo los exprese en suspiros y luego asumir cualquier riesgo con tal de complacer esos deseos, sabiendo que el regocijo de su corazón por nosotros pagará cualquier precio que hayamos tenido que pagar, porque definitivamente querremos estar allí para ver una sonrisa de orgullo de parte de NUESTRO REY.

Ahora con tus ojos cerrados dile a Él: “Dios tu eres el dueño de todo y mi deseo es que mi vida y mis acciones sean para regocijo de tu corazón, permíteme por favor estar siempre cerca de ti para escuchar tus deseos y acompáñame siempre en el camino para hacerlos realidad, déjame sentir que tengo tu favor siempre, te doy gracias por no apartar de mi tu rostro, AMEN”

Comparte en redes sociales