Me regocijaré en tus estatutos; No me olvidaré de tus palabras. Salmo 119:16.

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes – Devocional Septiembre 10 /2019

Cuando se piensa en sufrimiento o que las cosas no salen como esperamos; iniciamos a buscar culpables, pero no queremos asumir la responsabilidad por nuestras acciones o los resultados que obtenemos en nuestra vida a causa de no obedecer la palabra de Dios. Nos dejamos llevar por la presión y olvidamos acudir en oración a quien nos puede guiar a corregir nuestro camino o asegurar la victoria, en el SALMO 119:133 dice: “Guía mis pasos conforme a tu promesa; no dejes que me domine la iniquidad”; según esto Dios ya estableció que seremos bendecidos y prosperados en nuestro andar cuando vivimos de acuerdo a su palabra, y cuando nuestros actos o decisiones no son acordes a la palabra la iniquidad o el pecado se hacen presentes en nuestra vida trayendo dolor, insatisfacción y sufrimiento. 

Debemos aprender a vivir y a disfrutar del ser obedientes al momento de cumplir y amar la Ley. La rebelión y anarquía siempre nos han enseñado que el seguir normas o cumplirlas es cohibirnos a nosotros mismos y son limitaciones al libre desarrollo. En la palabra de Dios vemos que esto no es así porque el guardar y cumplir la ley y las normas traen bienestar a nuestras vidas y le quitan el derecho a nuestro adversario a operar en nosotros, ya que somos irreprensibles y no se nos puede acusar de alguna falta. 

Así que al ser obedientes tenemos más que asegurado el éxito y bienestar en todas las aéreas de nuestra vida, la palabra nos asegura esto en varias citas bíblicas:

“Mas esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.” Jeremías 7:23.

Si anduviereis en mis decretos y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra” Levíticos 26:3.

“Y por haber oído estos decretos y haberlos guardado y puesto por obra, Jehová tu Dios guardará contigo el pacto y la misericordia que juró a tus padres.” Deuteronomio 7:12.

Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.Deuteronomio 28:1-2.

Deleitémonos en guardar y cumplir la palabra, “sino que en la ley del SEÑOR está su deleite, y en su ley medita de día y de nocheSalmo 1:2.

Comparte en redes sociales