DISFRUTANDO DE ALGO QUE ESTUVO ROTO

“El rey se alegra en tu poder, oh Jehová; Y en tu salvación !cómo se goza! Le has concedido el deseo de su corazón, Y no le negaste la petición de sus labios.” Salmo 22:1-2

El diablo siempre ha buscado cortar toda relación entre el Padre y su creación, mediante hacer pecar al hombre; esto lo vemos desde el huerto del Edén, donde su plan no fue totalmente exitoso, ya que logro si cortar la comunión con el Padre más no logro romper la relación porque Él Padre nunca olvido a su creación porque Él mismo Propicio un acercamiento por medio de Jesús, quien atreves de la obra redentora restauro esa comunicación rota.

Razón por la cual la oración es una de las experiencias y hábito más importante en la vida de todo cristiano, porque es el momento en que nos unimos a nuestro Padre para tener un tiempo de intimidad y comunicación (para alabar, dar gracias, ser direccionados, ser instruido y pedir) en el Nombre de Jesús, sin limitaciones o restricciones a causa del pecado.

Por eso si analizamos salmo 22:1-2, vemos:

  1. El rey se alegra en tu poder, oh Jehová: es una reunión de reyes con el Rey de reyes, es una asamblea donde se tratan temas importantes. 
  2. en tu salvación !cómo se goza!: es un deleite, es un tiempo para disfrutar; no es una reunión para perder el tiempo.
  3. concedido el deseo de su corazón: es un tiempo para desnudar nuestro corazón ante nuestro creador y expresar lo que hay en nuestro interior.
  4. no le negaste la petición de sus labios: Es un comunicación que se configura por un transmisor y un receptor, que manejan un mismo lenguaje y va haber una respuesta o reacción a esa conversación. 

Y al leer la palabra vemos que muchos hombres pasaron buen tiempo orando y viendo el resultado a sus oraciones.

Jesús es nuestro mayor ejemplo de Oración y vida devocional, él no hacía nada sin antes consultarlo con el Padre y cuando tenía tiempos de reposo los disfrutaba hablando con el Padre.

Así mismo debe ser nuestra vida de oración “orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos” Efesios 6:18, “Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino” Salmo 119:105

Comparte en redes sociales