Devocional Ministerio de Medios

Iglesia Cristiana PAI

Mateo 7:20 Así que, por sus frutos los conoceréis”

Un árbol no da diferentes clases de fruto, si el árbol es un naranjo su fruto son naranjas; para conocer qué tipo de árbol es al no tener fruto solo un experto en botánica o alguien que conozca las características físicas del árbol podría saber que es un árbol de naranjo. Dios como experto nos conoce y sabe qué fruto podemos dar cuando damos fruto los demás pueden conocer qué tipo de árbol somos.

Mateo 7:17 menciona que un buen árbol no puede dar malos frutos, ni un árbol malo puede dar buenos frutos, todo lo que es bueno proviene de Dios y todo lo que es malo no proviene de Dios por lo tanto el que es malo no ha visto a Dios 3 Juan 1:11

Isaías 61:3 no da una promesa donde Dios nos dará gloria, gozo, alegría y seremos llamados árboles de justicia plantío de Jehová para gloria de él.

Cuando aceptamos a Jesucristo como nuestro salvador a través de la fe, nuestro viejo hombre o árbol malo muere y nace el nuevo hombre que es el ser espiritual, a partir de ese momento al ser plantío suyo el Espíritu Santo es quien nos alimenta y la gloria de Dios fluye por nuestro interior así dando el fruto del Espíritu.

Si el fruto del Espíritu mencionado en gálatas 5:22 es lo que la gente a nuestro alrededor ve, entonces la gloria de Dios puede afectar el entorno que nos rodea, pero si se manifiesta las obras de la carne como está en gálatas 5:19-21, aquí es cuando tenemos que reflexionar y morir a ese viejo hombre dejando que el Espíritu Santo tome el control de nuestra vida para que Él se glorifique, esto se llama “Romper la cáscara para que pueda salir el fruto.”

Comparte en redes sociales