CIUDADANOS CELESTIALES EN LA TIERRA

24 junio, 2019
La Familia
26 junio, 2019

CIUDADANOS CELESTIALES EN LA TIERRA

Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor JesucristoFilipenses 3:20.

Iglesia Cristiana PAI – Ministerio de Jóvenes
Devocional Junio 25 /2019

Como hijos de Dios tenemos un papel importante en la extensión del Reino de Dios, tenemos la responsabilidad de ser sus representantes en la tierra, pero la mayoría de veces centramos nuestros esfuerzos en la ciudadanía celestial la cual esperamos ejercer en el cielo y dejamos de un lado que hemos sido llamados a impactar en nuestro país, ciudad, barrio, familia, trabajo o sitio de estudio, ejerciendo esa ciudadanía en la tierra.

Es importante nuestra ciudadanía celestial, pero ésta no se ejerce en el cielo sino en la tierra; así como el pecado efectuado por un hombre (Adán) afecto toda la creación, también la obra redentora efectuada por Cristo la alcanzo. Porque por esta obra somos hijos y ciudadanos del cielo, la palabra dice de la creación “Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahoraRomanos 8:19-22.

Y como hijos de Dios debemos manifestar a Cristo en nosotros; y no solo querer tener las bendiciones del cielo para nuestro propio bien, sino debemos reconocer que estas bendiciones no son sólo para nosotros o nuestro beneficio, y que nosotros somos un canal de bendición para que Dios se manifieste a otros.

Así que seamos los instrumentos de bendición, que generan cambios en nuestra vida y entorno por medio de Cristo.“Mas a Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento. Porque para Dios somos grato olor de Cristo en los que se salvan, y en los que se pierden” 2 Corintios 2:14-15.

Comparte en redes sociales