Predicas 2020

Texto Principal: Hebreos 13:15; 1 Tesalonicenses 5:16-18.

Introducción: El sacrificio de alabanza requiere que nosotros sacrifiquemos nuestro orgullo, temor, dejadez, o cualquier cosa que amenace disminuir o interferir nuestra adoración al Señor. La Biblia dice: “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de Él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre” (Hebreos 13:15).

  1. LA DIFERENCIA ENTRE ALABANZA Y SACRIFICIO DE ALABANZA

Existe una diferencia entre alabar a Dios y el sacrificarle alabanza.

  1. Alabanza. La alabanza fluye fácilmente cuando estamos en una “relación correcta” con Dios. Es un fluir espontáneo cuando pensamos en todo lo que Él ha hecho por nosotros.
  2. El sacrificio de alabanza es ofrecido a Dios cuando las cosas no parecen ir bien. A Dios, debemos alabarlo continuamente, cuando las circunstancias sean sombrías o tristes, hagamos un sacrificio de alabanza. Tengamos deseo o no, Dios nos ha mandado que le ofrezcamos sacrificios de alabanza. (Salmos 50:23) “El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios”.
  1. EL SACRIFICIO DE ALABANZA

En el Antiguo Testamento los sacerdotes le ofrecieron alabanza y adoración a Dios a través de los sacrificios de sangre. La carne de los animales sacrificados era quemada en el altar y el humo de las ofrendas sacrificiales ascendía constantemente desde el altar. Ahora, en el Nuevo Testamento, el sacrificio único del Señor Jesucristo ha hecho innecesarios los sacrificios del Antiguo Pacto.

  1. Dios ya no requiere de los sacrificios de los animales para expiar los pecados; sin embargo, sí requiere sacrificio de alabanza.
  1. ¿Por qué la alabanza a Dios constituye un sacrificio? La palabra sacrificio, (griego, thusia) significa matar (sacrificar) por un propósito.
  2. El fundamento de nuestra alabanza es el sacrificio de nuestro Señor Jesucristo. Es por Él, en Él, con Él, a Él y para Él que ofrecemos nuestro sacrificio de alabanza.
  3. Sacrificio de Alabanza es:
  • Alabanza ofrecida a pesar de la manera cómo van las cosas.
  • Alabanza ofrecida en fe y obediencia.
  • Alabanza ofrecida a Dios por ser quien ES.
  1. SACRIFICIO DE ALABANZA CONTINUO

David se encontraba refugiado en la tierra de los filisteos porque el rey Saúl lo buscaba para quitarle la vida; estos fueron momentos muy difíciles por los que él pasó. (1 Samuel 21:10-15).

  1. En esas circunstancias, David declaró su determinación de alabar a Dios: “Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca. En Jehová se gloriara mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán” (Salmos 34:1-2).
  2. Continuo. El sacrificio de alabanza debe ser continuo.
  3. Audible. Usemos nuestra voz, pongámosle palabras a la alabanza. El sacrificio de alabanza es audible. David dijo varias veces: Su alabanza estará continuamente en mi boca. “Bendecid, pueblos, a nuestro Dios, y haced oír la voz de su alabanza” (Salmos 66:8).

4. EL SACRIFICIO DE ALABANZA LO OFRECEMOS A TRAVÉS DEL SEÑOR JESÚS

El sacrificio de alabanza debe ser ofrecido solamente a través del Señor Jesucristo. (Hebreos 13:15) “Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de Él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre”.

  1. Démosle gracias a Dios en el nombre de Jesús por ser Él quien es y por lo que ha hecho por nosotros. (Efesios 5:20) “Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.
  1. Sacrificio de alabanza es darle gracias a Dios en todas circunstancias, no sólo en las cosas que consideramos buenas. La Biblia dice: “Estad siempre gozosos. Orad sin cesar. Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con nosotros en Cristo Jesús” (1 Tesalonicenses 5:16-18).

Conclusión. Reconozcamos que Dios es poderoso para hacer que todas las cosas obren para bien en nuestras vidas. Ofrezcamos a Dios siempre sacrificio de alabanza; Él es digno de alabanza y adoración. Cuando alabamos a Dios sin importar las circunstancias por las que estemos pasando, la presencia de Dios se manifestará y obrará a nuestro favor. (Romanos 8:28) “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados”.

21 diciembre, 2020

OFREZCAMOS A DIOS SIEMPRE SACRIFICIO DE ALABANZA

Texto Principal: Hebreos 13:15; 1 Tesalonicenses […]
14 diciembre, 2020

LA ALABANZA Y LA GUERRA ESPIRITUAL

Texto Principal: Salmo 149; 1 Samuel […]
7 diciembre, 2020

ABRAHAM, UN ADORADOR

Texto Principal: Génesis 22:1-19 Introducción: La […]