AUNQUE ANDE EN VALLE DE SOMBRA DE MUERTE, NO TEMERÉ, PORQUE DIOS ESTARÁ PRESENTE

LA FE QUE SE APODERA DE LO QUE NO VEMOS
21 septiembre, 2020
LA ORACIÓN DE FE
5 octubre, 2020

AUNQUE ANDE EN VALLE DE SOMBRA DE MUERTE, NO TEMERÉ, PORQUE DIOS ESTARÁ PRESENTE

Texto Principal: Josué 1:5; Génesis 15:12-21; Génesis 14:15; Salmo 23; Isaías 60:1-6

Predicación del Pastor Enrique Torra Domingo 4 de Octubre/20

Introducción: “Nadie podrá derrotarte jamás, porque yo te ayudaré” (Josué 1:5 Traducción del Lenguaje Actual).

Las tinieblas son períodos de tiempo en que pareciera que todo lo que hemos creído y confesado se nubla y queda todo en oscuridad total. Ninguno de nosotros está excento del valle de la sombra y de la muerte, pero lo importante es que Dios está presente no sólo para animarnos sino para ayudarnos a atravesar y pasar al otro lado.

Las tinieblas no fueron puestas para que nos amarguen la vida, están ahí para que las atravesemos. El salmista David dijo: voy a atravesar el valle de la sombra y de la muerte y después encontraré la mesa aderezada que el Señor me tiene preparada.

I. ABRAHAM Y EL TEMOR DE UNA GRANDE OSCURIDAD 

(Génesis 15:12) “Mas a la caída del sol sobrecogió el sueño a Abraham, y he aquí el temor de una grande oscuridad cayó sobre él”. Abraham estaba haciendo unas ofrendas para Dios, a las puertas de recibir una de las más grandes revelaciones que Dios le iba a dar, y sin embargo el temor de una grande oscuridad cayó sobre él.

  1. Hay un período en la vida de los hijos de Dios en que las tinieblas son inevitables.
  2. Las tinieblas no están puestas para reventarnos, han sido puestas para que las atravesemos y veamos la victoria del Señor.
  3. Siempre que atraviese las tinieblas va a ver una antorcha de fuego, la presencia de Dios pactando con usted.
  4. Dios siempre va a terminar dándole una palabra para usted y su descendencia.

II. EL CONFLICTO ESPIRITUAL 

La Biblia dice en (Efesios 6:12) “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Este conflicto espiritual ni usted ni yo lo creamos. Cuando nacimos ya estaba ahí.

  1. Como hijos de Dios, no podemos ser neutrales ante esta situación.
  2. Esta es una guerra espiritual que nos involucra a todos.
  3. Usted puede pedir oración por su casa, por su salud, por sus finanzas; pero si no se levanta contra esa potestad que lo está oprimiendo, el enemigo lo va a derrotar. 

III. EL SEÑOR JESUCRISTO DESTRUYÓ AL DIABLO

(Hebreos 2:14) “Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y de sangre, Él también participó de los mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo”.

El Señor Jesucristo derrotó legalmente a Satanás, el Señor destruyó al que tenía el imperio de la muerte y lo exhibió públicamente triunfando sobre él en la cruz (Colosenses 2:15).

  1. Usted puede tener los derechos legales en Cristo, pero si no hace uso de ellos y vive en las mentiras del enemigo, el diablo le sacará ventaja (2 Corintios 2:11).
  2. El diablo es un bocón, es mentiroso y padre de la mentira, es el gran homicida (Juan 8:44).

IV. LAS TINIEBLAS PARA LOS HIJOS DE DIOS SON OPORTUNIDADES

El período de oscuridad no es el juicio de Dios para sus hijos; es el tiempo de juicio sobre todos los que han oprimido al pueblo de Dios. Es en ese período donde Dios va a transferir todas las riquezas para que las administren sus hijos.

  1. Abraham atacó a sus enemigos de noche (Génesis 14:15).
  2. En el periodo de tinieblas en Egipto, los egipcios fueron despojados. (Éxodo 10:21-26;12:29:36)
  3. A la media noche Pablo y Silas en la cárcel fueron liberados y ganaron a los filipenses para Cristo (Hechos 16:25-31)
  4. Mientras las tinieblas cubren la tierra y oscuridad a las naciones; el Señor amanece sobre nosotros y Su gloria nos cubrirá (Isaías 60:2).
  5. Las riquezas de las naciones vienen hacia los hijos de Dios.

Conclusión: Enfrente al enemigo en el Nombre del Señor Jesucristo con el poder de Su Sangre. Tome posesión de la herencia como lo hizo Abraham. El enemigo está derrotado y tiene que devolver todo lo que se ha robado (Job. 20:15-18).

Comparte en redes sociales