La firmeza es de vital importancia cuando hemos obedecido a Dios en Sus principios. ¿Qué debemos hacer cuando  hemos puesto en práctica todos los principios que Dios nos ha dado?

Por Pastor Enrique Torra

La Biblia dice: “Y habiendo acabado todo, estad firmes” (Efesios 6:13).  La firmeza es de vital importancia cuando hemos obedecido a Dios Sus principios. El apóstol tomó esta ilustración de los soldados romanos, a quienes una vez que habían peleado y ganado una batalla, se les ordenaba a estar firmes. Ellos no podían quitarse la armadura después de la batalla porque no sabían si todavía quedaban ocultos algunos enemigos. “Estad firmes”, era la orden. Todo lo que hemos aprendido acerca de los principios divinos de la prosperidad, se manifestará si podemos estar firmes una vez que lo hayamos hecho todo.

¿Recuerda cómo Cristóbal Colón tuvo que mantenerse firme para lograr su meta? Él tuvo miles de tentaciones para regresar a España. El viaje se hacia cada vez más difícil en alta mar. La tripulación se quería amotinar. El miedo se apoderó de muchos de sus acompañantes, pero él estaba firme. Dios honró esta firmeza y le dio la victoria. Cuando entramos en el sistema de Dios, Satanás trata por todos los medios de movernos de nuestra firmeza, pero nuestra firmeza tiene que nacer del corazón.

¿Quiere realmente prosperar? ¿Quiere verdaderamente cambiar de vida? ¿No está conforme con las limitaciones? Entonces, si sabe que Dios le ha prometido la abundancia, la tierra que fluye leche y miel, no puede desanimarse y perder su firmeza. Si el pueblo de Israel hubiera permanecido firme en la Palabra de Dios, no hubiera tenido que volver al desierto para morir allí.

Usted ha tomado una decisión, no puede volver atrás. Este programa basado en las promesas de Dios, será su aliado, su ayuda espiritual. Estará firme aún cuando lo haya hecho todo y nada parezca suceder. Volverá a repetirlo cuantas veces sea necesario, pero estará firme. Es como si viajara en una de las barcas de Colón, noche y día en alta mar. Usted sabe, que sabe, que más allá esta la tierra de la abundancia, que Dios no puede mentir.

Dios tiene un propósito con usted y por eso lo quiere prosperar. El Reino de Dios está dentro de usted y usted está en Él. Nada le amedrentará. El Reino de los cielos se hace fuerte y sólo los valientes lo arrebatan.

Estad firmes. Vuelva al principio del programa y manténgase practicando cada uno de los principios de Dios para la prosperidad financiera. Rompa la tradición, crea lo que otros no creen. Usted es como Noé, cuando construía el arca. Usted es como Moisés cuando construía el Tabernáculo. Usted es como Salomón cuando construía el Templo de Jerusalén. Usted está firme. Usted no podrá ser vencido, porque mayor es Él que está en usted que aquél que está en el mundo.

  • Estad firmes cuando confiese lo que quiere.
  • Estad firmes cuando piense en grande.
  • Estad firmes cuando admita sus responsabilidades.
  • Estad firme cuando controle su tiempo.
  • Estad firmes cuando planifique lo que hará.
  • Estad firmes cuando venda su mercancía.
  • Estad firme cuando de sus diezmos y sus ofrendas para la obra del Señor.
  • Y cuando haya hecho todo, estad firmes.

La última recomendación, busque con quien compartir estos principios del programa de Dios para la prosperidad financiera. Ayude a otros y Dios lo bendecirá a usted. En la economía del Espíritu Santo, quien más da, más recibe. 

HAGA ESTA ORACIÓN: Padre, te doy gracias por lo que soy y por lo que tengo de Ti. Tú eres mi Señor y Tú me has dicho vended lo que poseéis. Yo sé que es Tú voluntad que yo prospere y que pueda vender lo que poseo. Ahora te pido que me des sabiduría para mejorar más y más todo lo que poseo y así ofrecerlo a mis clientes con honestidad y con entusiasmo. Padre, yo te pido que lo que yo pueda hacer por otros sea realmente de bendición en sus vidas. Quiero ser útil para Ti y  para todo el mundo. Toma mi mercancía y glorifícate en cada venta. En el nombre de Jesús, Amén. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales