“Él entonces le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas” (Lucas 15:31).

Por Pastor Enrique Torra


No se conforme con poco, usted tiene derecho a más. Reconozca todas las habilidades que Dios le ha dado y comprométase a desarrollarlas y será prosperado en todas las cosas. Jesús dijo: “Vended lo que poseéis” La venta de acuerdo con la economía, logrará el intercambio de otros bienes que necesitan para disfrutar de la vida.

  • ¿Cuáles son los problemas de muchos cristianos en cuanto a la venta de lo que poseen?
  • No saben vender.
  • No saben cuanto ellos valen.
  • No saben cuanto vale lo que poseen ni lo que valen sus servicios.

El Señor Jesucristo dijo: “Los hijos de este siglo son más sagaces en el trato de sus semejantes que los hijos de luz” (Lucas 16:8).

La primera fase de su labor en el programa de libertad financiera, después de equiparse, es la venta. ¿A qué se dedica? ¿Qué sabe hacer? ¿Qué tiene para vender? Cuando pueda identificar todas sus capacidades y posesiones, sabrá que puede y que tiene para vender.

Ahora piense, ¿Qué mercado está comprando sus productos o servicio? Todo depende del mercado, piense como puede superar su venta. No se limite a las condiciones exteriores. Los milagros nunca siguen a los conformistas, sino a los audaces.

¿Recuerda la historia de Pedro en aquella ocasión en la que Jesús lo encontró en la playa remendando las redes? Pedro era pescador, ése era su negocio, pescar y vender pescado. Cuando Jesús llegó a él, al igual que los otros, éste no había logrado pescar ni un pez en toda la noche. Luego de prestarle su bote al Señor para que predicara, Jesús le ordenó que bogara mar adentro para pescar, y él lo hizo así.

Le ordenó que echara las redes, a lo cual también Pedro obedeció y la historia dice que Pedro atrapó una gran cantidad de peces de todas las clases, que parecía que la barca se hundía. La situación se había salvado, ahora había peces para la venta.

Hubo un tiempo en el cual el apóstol Pablo se dedicó a la fabricación y venta de carpas para sostener su ministerio. De modo que podemos ver que en todas las actividades el concepto de la venta, pero la venta depende del mercado en gran parte. No se limite, busque siempre la manera de superar su venta, busque otros mercados superiores. Cambie o mejore la calidad de su producto, para que compitan en mejores mercados. No se conforme con poco, usted tiene derecho a más, a mucho más. Espero que pueda entender lo que le estoy diciendo por el Espíritu. Jesús ordenó: “Vended lo que poseéis”.

Recuerde el hábito de pensar en grande. Jesús no le dio a Pedro una pesca pequeña, sino una más grande de lo que él podía recibir. Él quiere hacer lo mismo con usted. Sea lo que sea, maestro, doctor, policía o un albañil, piense: ¿Cómo puedo superar mis servicios en beneficio de la humanidad? ¿Cómo puedo mejorar el valor de lo que tengo, y de lo que hago? Pídale al Señor que ilumine su mente y le enseñe a hacer la venta correcta.
¿Podríamos acaso dudar de Aquel que nos ordenó vender? ¿Podríamos dudar de su apoyo? No, por supuesto que no. Si ayudó a Pedro, también nos ayudará a nosotros.

Todo cambiará en la vida de aquellos que reconozcan esta verdad: “todos somos vendedores”. La clave está en utilizar el equipo que el Señor nos ha dado para superar las ventas, o mejor dicho, vender a un mejor precio. La orden es: “Vended lo que poseéis”. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales