“El ladrón no viene sino a hurtar, matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Juan 10:10.

La vida que Dios ha escogido para nosotros es la vida con abundancia. Sin embargo, por alguna razón hemos sido persuadidos a lo contrario. Es necesario que usted interiorice las verdades de la Palabra de Dios, las mismas que han cambiado a miles de personas en todo el mundo. Recuerde que Dios no hace acepción de personas, usted está en el plan de Dios. No se desespere ni se impaciente, eso solo hará que las cosas se atrasen.

La Biblia dice en Romanos 14:12 que cada uno dará cuenta de sí. ¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que cada persona es responsable de sus actos, de modo que cada uno es responsable de su destino o futuro. Cuando estemos morando con el Señor y él nos llame a rendir cuentas, nadie tendrá que responder por el lugar donde nació, ni por las circunstancias bajo las que nació. No somos responsables por aquellas cosas que existieron antes de que pudiéramos tomar decisiones, pero una vez pudimos hacer algo, ya somos responsables de lo que hemos podido hacer, y de eso sí daremos cuenta.

¿Por qué es tan importante que reconozcamos nuestra responsabilidad? Porque solo así dejamos de buscar razones para fracasar y personas a quienes culpar. Desde el momento en que reconocemos nuestra responsabilidad con nuestras acciones y con nuestro futuro, el Espíritu Santo puede ayudarnos a buscar soluciones y alternativas. Somos dueños de nuestro destino.

Dios ha provisto todo lo que hace falta para cambiar el destino de nuestras vidas. Por lo tanto, admita su responsabilidad. Todos sus sueños y deseos, todas las aspiraciones que han inundado su vida en el pasado, son posibles si reconoce su responsabilidad delante del Señor; haga lo que tenga que hacer con sus recursos. El Señor le dijo a Josué: “Yo estaré contigo y bendeciré lo que hagas, pero tú tienes que aceptar la responsabilidad de esforzarte y de ser valiente haciendo lo que está escrito en este libro”. Josué 1:8

El sentido de responsabilidad es un factor decisivo en aquellos que logran cambiar el curso de sus vidas. Usted tiene este sentido de responsabilidad. En lo que respecta a la liberación financiera, usted no hallará una fórmula mágica, pero si hallará un sistema. Su prosperidad no depende de la buena suerte, sino de su obediencia al sistema de Dios, y de asumir sus responsabilidades que son la base para triunfar.

Para asegurarse de que entiende lo que le estoy exponiendo, conteste las siguientes preguntas:

¿Quién será el responsable si no es libre financieramente el los próximos años?

Si no puede lograr sus sueños y sus deseos, ¿Quién será el responsable?

Si su vida se mantiene rodeada de limitaciones, ¿Quién será el responsable?

Si admite que usted lo será, entonces está entendiendo el valor de la responsabilidad. Esto es lo que hará que usted camine por encima de las crisis. Si por el contrario no quiere admitirlo, el fracaso estará listo para ofrecerle las mejores excusas, y fracasará.

Cuando el hombre no acepta responsabilidades sus fuerzas espirituales no se desarrollan. Es como la mariposa encerrada en su crisálida, si no se esfuerza en salir y romper con sus propias fuerzas el saco que la encierra, no podrá volar y perecerá. El sentido de responsabilidad nos hace sacar fuerzas de donde no pensamos que existieran.

Esfuércese y sea valiente. Camine hacia delante, forje su propio destino con responsabilidad. Recuerde, lo mejor esta por venir; con Dios todo es posible. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales