Los métodos de Dios para la prosperidad financiera son muy claros y sencillos. Ahora podemos entender por qué razón tantas veces el dinero no alcanza ni para cubrir los gastos más indispensables. Es cierto que en algunas ocasiones el dinero que usted recibe es muy escaso, pero en otras recibe bastantes ingresos y nunca logra averiguar qué se hicieron.

Por Apóstol Torra

Cuando el devorador está trabajando en contra suya ocurre lo mismo que si usted tuviera un gran agujero en el fondo de su bolsillo. No se extrañe de esta comparación, porque eso es precisamente lo que el Señor dice que les está ocurriendo a muchas personas. Hageo 1:6 “Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto”.

Seguramente usted ya oró y ayunó por esa situación. Ya declaró todo el Antiguo y Nuevo Testamento, y el problema no se soluciona.

Pero ahora sabe que lo que necesita hacer es una sola cosa: debe remendar su saco, y tapar el agujero por donde se ha estado escapando su prosperidad.

Coloque las finanzas de Dios como la prioridad número uno de su vida. Empiece a sembrar con abundancia y generosidad, pague sus diezmos a Dios antes de pagar ninguna otra cosa, y así empezará a coser el saco roto.

Luego ni siquiera tendrá que molestarse en buscar liberación financiera, o en reprender al diablo. Dios mismo se encargará de reprender al devorador y ya no habrá esterilidad ni frutos destruidos en la viña de sus finanzas.

Olvídese de la mala suerte, de los maleficios, de la inflación, o de estar culpando al gobierno por su situación económica. Dios no depende de esas cosas para bendecir y prosperar a sus hijos, porque sus leyes funcionan en cualquier época y bajo cualquier gobierno.

Preste atención a lo siguiente: Dios ha puesto una poderosa muralla espiritual alrededor de la persona, casa, el trabajo y las propiedades de aquellos que son fieles en su caminar con Él, y generosos en sembrar para su Reino.

Esta muralla nos rodea y nos sigue adondequiera que vayamos. Aunque no podamos verla, allí está protegiéndonos. Satanás si puede verla, pero no puede traspasarla porque es infranqueable para él y sus demonios. Es un poderoso vallado que Dios ha colocado alrededor de sus banqueros.

Mire lo que dice la Biblia en Job 1:9-10 “Respondiendo satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde? ¿No le has cercado alrededor a él y a su casa y a todo lo que tiene? Al trabajo de sus manos has dado bendición; por tanto sus bienes se han aumentado sobre la tierra”.

Observe que hasta el diablo entiende que la bendición de Dios hace que nuestros bienes aumenten sobre la tierra. Él quisiera impedirlo, pero no puede porque choca contra el vallado de protección.

Mientras caminemos en obediencia en los principios bíblicos ese muro permanecerá a nuestro alrededor, y satanás y los suyos no podrán traspasarlo. La Biblia dice en 1 de Pedro 5:8 “Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar”.

Por nuestra obediencia a Dios y a Su Palabra, estamos cercados con el vallado de protección y el diablo no puede traspasar ese vallado. Nuestras finanzas son prosperadas, se incrementan nuestros ingresos porque estamos obedeciendo el principio de las ofrendas y los diezmos. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales