“Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos amén” Efesios 3:20-21;

Predicación Domingo 9 de Octubre de 2019 – Apóstol Enrique Torra

“Porque nada hay imposible para Dios” Lucas 1:37; “¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo” Génesis 18:14; “Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios” Lucas 18:27.

Casi todas las cosas que disfrutamos hoy eran imposibles ayer. Así que, ¿Qué es lo que transforma una imposibilidad en una posibilidad, una posibilidad en una probabilidad y una probabilidad en un hecho?

Muy en lo profundo de su ser vive un pensamiento imposible. Un sueño que anhela llegar a ser realidad. Hay una misión dentro de usted que su Padre celestial ha puesto allí. Como usted sabe, Él se especializa en lo imposible. Esta es su especialidad por excelencia. Él puede hacer más de lo que pedimos o entendemos.

La vida puede ser un perpetuo bombardeo de cosas que llegan a nosotros, a nuestro lado y siguen su curso. El temor, la fe, los amigos, la envidia, el pasado, la codicia, el dar, el servir, los errores, el enojo, la paz, la indecisión y el amor requieren nuestro tiempo y demandan nuestra atención. Lo que pueden dejar es la impresión de que todo es imposible, o por lo menos muy difícil.

La buena noticia es que Dios quiere hacer más de lo que podemos imaginar, la biblia dice en Efesios 3:20 “Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros”. Dios quiere y puede hacer mucho más en nosotros de lo que nos podemos imaginar. Él anhela tomar nuestras imposibilidades y cambiarlas a posibilidades.

Recuerde que todos en la vida enfrentamos problemas, usted no es la excepción, todos los seres humanos pasamos por el valle de la sombra y de la muerte Salmo 23:4, pero no estamos solos, el Señor no nos dejará, ni nos desamparará Hebreos 13:5-6.

Las tribulaciones y aflicciones por las que pasamos, dice la Biblia, son efímeras, pasajeras. “Pues esta leve tribulación momentánea produce en nosotros cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas”. 2 Corintios 4:17-18.

Cuando un error hace que una situación sea imposible, Dios la puede cambiar. Cuando la preocupación nos quiere paralizar, Dios quiere traernos libertad. Cuando la confusión parece ser la única respuesta, Dios quiere iluminar su sendero para nosotros. Tal vez no hay verdad más grande que está: “Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible”. Mateo 19:26.

Si está pasando por los momentos más críticos que haya vivido durante toda su vida, no desista, manténgase firme, continúe marchando, Dios está de su parte. Recuerde: Los momentos difíciles no perduran… las personas fuertes, si. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales