“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio” 2 Timoteo 1:7 El temor quiere que usted huya de algo que no lo esta persiguiendo. El gran evangelista Billy Sunday dijo una vez: “El temor toco a mi puerta. La fe contestó… y no había nadie allí”. Esa es la respuesta apropiada al temor. 

Predicación Domingo 22 de Septiembre de 2019 – Apóstol Enrique Torra

Los temores al igual que los bebés, crecen cuando se los nutre. Benjamín Disraeli dijo: “Nada en la vida es más sorprendente que la ansiedad innecesaria que experimentamos y que por lo general nosotros mismos creamos”. Debemos actuar a pesar del temor… no debido al temor. Si usted tiene miedo de correr en el campo de futbol, nunca va a lograr un gol.

Lucy Montgomery dijo: “Sólo parece que usted está haciendo algo cuando está preocupado”. La preocupación no ayuda a los problemas de mañana, pero arruina la felicidad de hoy. Un día de preocupación es mucho más extenuante que un día de trabajo.

Cuando usted se preocupa por el futuro, muy pronto no habrá futuro por el que preocuparse. No importa lo mucho que una persona le tema al futuro, por lo general quiere estar allí para verlo. Desdichadamente, mucha más gente se preocupa por el futuro de la que se prepara para él. 

Nunca busque problemas hasta que los problemas le den problemas a usted. Arthur Roche dijo: “La preocupación es una corriente pequeña de miedo que gotea en la mente. Si se la alienta, corta un canal por el cual todos los demás pensamientos son drenados”. 

El temor es fe que no dará resultado. En lugar de eso haga lo que nos incita a hacer 1 de Pedro 5:7 “Echando toda ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros”. Rob Gilbert aconseja: “Está bien sentir los nervios de punta. Pero no deje que eso lo domine”.

El temor le impide que reflexione su músculo que le permite tomar riesgos, así que considere esto: Lo que usted teme acerca del mañana todavía no está aquí. George Porter dice: “Siempre estemos alerta de nuestra imaginación. Con mucha facilidad crea leones en nuestro camino. Y sufriremos mucho a menos que hagamos oídos sordos a sus cuentos y sugerencias”. La preocupación es como un cuarto oscuro, porque en el cuarto oscuro es donde se desarrollan los negativos. 

Si usted no puede dejar de preocuparse, recuerde que la preocupación tampoco puede ayudarlo. La preocupación es como una silla mecedora: lo tiene en movimiento pero no lo lleva a ningún lugar. Nada se arregla con preocuparse. 

Shakespeare escribió: “Nuestras dudas son traidores que nos hacen perder lo que a menudo podríamos ganar, al temer intentarlo”. Emanuel Celler dice: “No se arremangue los pantalones hasta que llegue al arroyo”. Si les seguimos la pista a la mayoría de nuestros temores llegamos a un temor del hombre. La Biblia dice que “el temor del hombre pondrá lazo” Proverbios 29:25. 

El salmista David dijo: “Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quien temeré?” Salmo 27:1 “En Dios he confiado; no temeré; ¿Qué puede hacerme el hombre? Salmo 56:4. 

La gente se preocuparía menos acerca de lo que otras personas piensan de ellos si se dieran cuenta de que muy pocas veces lo hacen. La gente no está pensando en usted; se están preguntando que piensa usted de ellos.

El temor le impide ir a donde podría haber ganado. No deje que sus temores lo roben y que le impidan perseguir su sueño. La mayoría de la gente cree en sus dudas y duda lo que cree. Haga lo que dice el antigua adagio: “Alimente su fe y observe como sus dudas se mueren de hambre. La preocupación es una ruta que lo lleva de algún lugar a ningún lugar; nunca permita que dirija su vida. Temer al futuro es malgastar el presente. No tema el día de mañana… Dios ya está allí.

Nunca tenga temor de confiar un futuro desconocido a un Dios conocido. Un famoso poeta dijo: “Le dijo el petirrojo al gorrión: mucho me gustaría saber porque estos ansiosos seres humanos van con tanta prisa y se preocupan tanto. Le dijo el gorrión al petirrojo: yo creo que debe ser porque no tienen un Padre celestial que los cuida como a ti y a mí”. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales