“Jesús les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios. Pedro le dijo: Pues nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido. Y él les dijo: De cierto os digo que no hay nadie que haya dejado casa, o padres o hermanos o mujer o hijos, por el reino de Dios, que no haya recibido mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna”. Lucas 18:27-30.

Apunte Pastoral Septiembre 8 -2019 Por Apóstol Enrique Torra

“Cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho o que dice, lo que diga le será hecho” Marcos 11:2.

Cuando Jesús usó la palabra cualquiera, Él se refería a cualquiera, es decir, a ricos y pobres. Cualquiera, es cualquiera, es un absoluto.

El problema de muchos hermanos es que ellos piensan que Jesús limitó la fe al tema de la salvación o la vida eterna. Pero la fe es una ley que está al alcance de todos y para todo.

Sólo depende de las áreas en que la persona la quiera utilizar. Si usted solo desea ser salvo espiritualmente y estar seguro de su vida eterna mas allá de la muerte, entonces eso será todo lo que obtendrá. Sin embargo, si usted quiere más de todas las bendiciones que existen en el mundo natural usted también puede utilizar la ley de la fe para tenerlo.

Su vida, la vida de los ricos, la vida de los pobres depende de cuánto se muevan en la ley de la “fe para hacer las riquezas”. Cuando alguien se queja de tanta miseria, de tanto dolor, de tanta escasez, es porque no entiende que la queja no produce resultados positivos, sólo la fe en las riquezas puede crear el ambiente propicio para que se manifieste.

Jesús utilizó esa fe para producir la multiplicación de los panes y los peces. La utilizó en la pesca milagrosa y en reclamar dinero de la boca del pez para pagar los impuestos.

Jesús utilizó su fe en las riquezas que inclusive nombró a un discípulo tesorero de su ministerio. La ley de la fe estuvo presente y activada en todo lo que Él hizo.

Recuerde lo que la Biblia dice: “Sin fe es imposible agradar a Dios”. Hebreos 13:6; Jesús dijo que Él hacia siempre lo que le agradaba al Padre, lo que nos muestra que siempre operó en la fe.

Lo que Jesús quiso enseñar a los pobres de Su tiempo y de todos los tiempos, es que lo que ellos necesitaban era dirigir sus pensamientos a Dios con fe en las riquezas. Esto causaría que las riquezas se manifestaran de una forma u otra.Recuerde que no hay nada demasiado bueno para que usted lo disfrute. La voluntad de Dios es que usted sea prosperado en todas las cosas y que tenga salud, así como prospera su alma. 3 de Juan versículo 2. Dirija sus pensamientos a Dios con fe en las riquezas, en la salud, en la felicidad y en la multiplicación. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales