“Dad, y se os dará; medida buena, apretada, remecida y rebosando darán en vuestro regazo; porque con la misma medida con que medís, os volverán a medir”. Lucas 6:38

Apunte Pastoral Agosto 18 -2019 Por Apóstol Enrique Torra

“Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” Juan 3:16

El secreto de la vida es dar. Una manera de ver como es una persona es por medio de lo que dice. La mejor manera es por lo que da. Elizabeth Bibesco dijo: “Felices son los que pueden dar sin recordar y recibir sin olvidar.

El gran problema no son los que tienen y los que no tienen; son los que no dan. El Señor ama al dador alegre; y también ama a todo el mundo.

Charles Spurgeon exhorto: “Sienta por los demás en su billetera” Un proverbio indio dice: “La gente buena, al igual que las nubes, solamente reciben para dar”.

La mejor generosidad es la que es rápida. Cuando usted da con rapidez, es como si diera dos veces. Cuando da solo después de que le piden, ha esperado demasiado tiempo.

Todo lo bueno que sucede en su vida no es para que se lo guarde para si mismo. Parte de eso es para que lo comparta con otros. “Lo que sea que Dios pueda pasar a través suyo, El se lo dará” E. V. Hill

El libro de los hechos dice: “Mas bienaventurado es dar que recibir” Hechos 20:35. El dar es siempre el termómetro de nuestro amor por la obra del Señor. Eleanor Roosevelt observo: “Cuando usted deja de hacer una contribución, comienza a morir”. Los que siempre reciben no son felices, los que dan son felices.

La mejor manera de vivir para si mismo es vivir para los demás. John Wesley aconsejo: “Gane todo lo que más pueda, ahorre todo lo que más pueda, de todo lo que más pueda” Esa es una fórmula excelente para una vida de éxito.

Cuando se trata de dar, a alguna gente nada los detiene. El problema con las personas que dan hasta que les duele es que son demasiado sensibles al dolor. La codicia siempre disminuye lo que se ha ganado. Mike Murdock declara: “Dar es prueba de que usted ha conquistado la codicia”.

Si usted tiene, de. Si no tiene, de. G. D. Bordmen dijo: “La ley de la cosecha es recoger más de lo que se siembra”. Es verdad: la gente que da siempre recibe.

El egoísmo continuamente termina en la autodestrucción.

Henry Drummond dijo: “No hay felicidad en tener o recibir, sino solamente en dar”. La prueba de la generosidad no es necesariamente cuánto da usted sino cuanto le queda.

David Thoreau dijo: “Si usted da dinero, gástese a si mismo con el. Lo que usted da, vive. 

Cuando Dios nos motiva a dar para Su obra, es porque sus pensamientos para nosotros son de multiplicación, prosperidad y éxito en todas las áreas de nuestra vida. la Biblia dice: “Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo necesario, abundéis en toda buena obra; como está escrito: Repartió, dio a los pobres, su justicia permanece para siempre. Y el que da semilla al que siembra y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera y aumentará los frutos de vuestra justicia”. 2 Corintios 9:8-10

Recuerde: El mayor dador es Dios. El nos dio a Su unigénito Hijo para que como ofrenda fuera entregado por nosotros con el fin de redimirnos. Efesios 5:1-2  Recuerde, su pasado no se iguala a su futuro. ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales