NO HAY FUTURO EN EL PASADO. “No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas”. Isaías 43:18

Apunte Pastoral Agosto 11 -2019 Por Apóstol Enrique Torra

Si mira demasiado hacia atrás, muy pronto va a estar marchando en esa dirección. Mike Murdock dijo: “Deje de mirar hacia donde ha estado y comience a mirar hacia donde puede estar”. Su destino y su llamado en la vida siempre es hacia delante, nunca hacia atrás. Katherine Mansfield dio este consejo: “Haga una regla para su vida, nunca lamentarse y nunca mirar hacia atrás. Eso es una pérdida lamentable de energía. No se puede construir sobre eso. Para lo único que sirve es para estancarse”. El apóstol Pablo dijo: “Olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está adelante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús”. Filipenses 3:13-14

Es más probable que cometa errores cuando actúa solamente basado en experiencias pasadas. No pueden existir pensamientos color de rosa sobre el futuro cuando usted tiene la mente llena de pensamientos tristes del pasado.

Un granjero dijo una vez que su mula retrocedía cuando trataba de ir hacia delante y esto es lo que le ocurre a mucha gente hoy. ¿Retrocede usted cuando trata de ir hacia delante? Philip Raskin dijo: “El hombre que malgasta hoy lamentándose sobre el ayer, va a malgastar mañana lamentándose sobre hoy”. Aplaste el insecto llamado los buenos días del pasado.

El pasado siempre va a ser de la forma que fue. Deje de tratar de cambiarlo. Su futuro contiene más felicidad que cualquier cosa del pasado que usted recuerde. Crea que lo mejor todavía no ha sucedido.

Aunque nadie puede retroceder y hacer un comienzo completamente nuevo, cualquier persona puede comenzar ahora y hacer un final completamente nuevo. Considere lo que dijo Oscar Wilde: “Ningún hombre es lo suficientemente rico como para comprar su pasado”.

Los acontecimientos del pasado se pueden dividir a grandes rasgos en aquellos que probablemente nunca sucedieron y aquellos que no tienen importancia. Cuando más usted mire hacia atrás, menos avanzará. Thomas Jefferson estaba en lo cierto cuando dijo: “Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado”. Muchos de los que viven en el pasado viven en la reputación de su reputación.

Los buenos días del pasado nunca fueron tan buenos, créame. Los buenos días son hoy y días mejores llegarán mañana. Nuestras canciones más hermosas todavía no han sido cantadas. Cuando usted está deprimido es porque está viviendo el pasado. ¿Cuál es un signo seguro de estancamiento en su vida? Cuando usted vive en el pasado a expensas del futuro, deja de crecer y comienza a morir. Eclesiastés 7:10 dice: “Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca preguntarás con sabiduría sobre esto”. 

No malgaste este día lamentándose por el ayer en lugar de estar haciendo planes para el mañana. Su pasado no puede ser cambiado pero usted puede cambiar su mañana por las acciones de hoy. No mire hacia atrás, algo puede estar alcanzándole. 

Vivir en el pasado es un asunto aburrido y solitario; mirar hacia atrás le tensa los músculos del cuello, haciendo que tropiece con la gente que no se dirige en la misma dirección que usted. La primera regla para la felicidad es evitar pensar demasiado en el pasado. Nada está más lejos que lo que ocurrió hace una hora. Charles Kettering dijo: “Usted no puede tener un mañana mejor si está pensando en el ayer todo el tiempo”. Recuerde, su pasado no se iguala a su futuro. 

Lo que está por suceder en nuestras vidas es extraordinario, porque es cosa nueva. Dios nos dice: “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad”. Isaías 43:19 ESTA ES UNA BUENA SEMANA, LOS BENDIGO.

Comparte en redes sociales