Devocional Ministerio de Jóvenes

Iglesia Cristiana PAI

“Más porque tenemos el mismo Espíritu de fe, conforme a lo que está escrito: Creí, por lo cual también hablé, nosotros también creemos, por lo cual también hablamos” 2 Corintios 4:13 JBS

Nuestro raciocinio no nos permite decir que somos dueños o tenemos posesión de algo, hasta que no lo tenemos en nuestras manos o tenemos algo físico que lo represente; Cristo vino a cambiarnos esta premisa y a enseñarnos a hablar por el mismo Espíritu de la Fe y a comprobar que ya lo tenemos y que en el mundo espiritual ya existe, es una realidad y nos pertenece.

No tendríamos tantas decepciones o frustraciones si escudriñáramos y creyéramos más a la Palabra de Dios, siempre tendemos a hablar de lo que vemos y sentimos.

El Espíritu de Fe se basa en la Palabra de Dios que es inmutable y veraz, Salmo 119:159-160 dice: Mira, Señor, cuánto amo tus preceptos; conforme a tu gran amor, dame vida. La suma de tus palabras es la verdad; tus rectos juicios permanecen para siempre”; si Dios lo ha dicho es una realidad y debemos creerlo porque Dios ha comprometido su propio Trono al Dar y Cumplir esa Palabra “Yo lo juré por mí mismo, hice una promesa de triunfo, y esa promesa se cumplirá” Isaías 45:23b DHH

Así que cada vez que estemos orando y pidiendo conforme a la Voluntad del Padre, en el nombre de Jesús, tengamos la certeza que Dios está obrando para hacerlo una realidad en nuestra vida. “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye. Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.” 1 de Juan 5:14-15.

Comparte en redes sociales