“Entren por sus puertas con acción de gracias; vayan a sus atrios con alabanza. Denle gracias y alaben su nombre.”
Salmos 100:4

Una de las acciones que va relacionada con el Poder de las palabras, sin duda alguna es la Gratitud…

Muchas veces vemos el cielo y decimos: “Que día tan feo, va a llover”, o vemos una circunstancia en nuestra vida y creemos que el panorama no mejorará; sin darnos cuenta que de esta manera ya estamos mostrando una señal de ingratitud y de paso estamos haciendo una confesión negativa.

Un pastor decía: “El nivel de tu agradecimiento estará directamente relacionado con tu nivel de adoración”, y es verdad ¿como poder relacionar la bendición cuando no soy agradecido?

Nuestra naturaleza humana nos lleva siempre a hablar lo negativo, pero cuando nos impregnamos de la Palabra de Dios, nuestra mente es renovada y comprendemos que el primer paso para ser un verdadero adorador es tener un corazón agradecido para con Dios.

Así que hoy agradece a Dios por lo que ha hecho en tu vida y de esta manera tu alabanza será de olor grato ante su presencia. Salmo 141:2.

Comparte en redes sociales