DIOS YA PUSO UNA PUERTA ABIERTA DELANTE DE NOSOTROS

Vida Triunfante
21 abril, 2020
BENDICIONES DE LA OBEDIENCIA
4 mayo, 2020

DIOS YA PUSO UNA PUERTA ABIERTA DELANTE DE NOSOTROS

Texto Principal: Apocalipsis 3:8; Hechos 12:1-24; 1 Corintios 16:9; Isaías 45:1-3

Predicación del Pastor Enrique Torra Domingo 3 de Mayo de 2020

Introducción: Como hijos de Dios no estamos excentos a enfrentar dificultades, aflicciones Y congojas en la vida. Satanás quiere aprovecharse de estas circunstancias para hacernos tropezar. Una de las artimañas del enemigo es confinarnos a la estrechez de una cárcel, en sentido figurado, la estrechez mental, espiritual, emocional y económica.

I. PERSECUCION, PAZ Y EXPANSIÓN.

En el Libro de los Hechos de los Apóstoles, encontramos a la iglesia pasando por tres etapas:

Tiempo de persecucion: este periodo es desatado por el espíritu maligno, satanás (Hechos 8:3) satanás usa a personas malvadas para este fin.

a. Saulo antes de convertirse estaba dedicado a perseguir a los hermanos en la fe (Hechos. 8:3; 22:4-5; 26:9-11).

b. La muerte Esteban, el primer mártir de la iglesia, desató una gran persecución contra los creyentes (Hechos 7:59-60; 8:1-3).

c. El enemigo quiere levantar “Fortalezas de detenimiento”, son fortalezas que no matan pero nos detienen para que no cumplamos con el propósito por el cual el Señor nos llamó; “predicar el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). El enemigo quiere detenernos para que no prosigamos a la meta.

Tiempo de paz: en este periodo la iglesia es fortalecida por el Espíritu Santo (Hechos 9:31). Las iglesias fueron edificadas, multiplicadas y andaban en el temor del Señor. Hubo un despertar espiritual, entrenamiento y expansión. 

Tiempo de expansión: la expansión de la iglesia es porque la mano (el poder) del Señor  está obrando a través de los creyentes (Hechos 11:18-21) 

a. Los que aman a Dios, todas las cosas los ayudan a bien (Romanos 8:28).

b. La iglesia creció en los tiempos de persecución, los hermanos salieron a predicar a Jesucristo, y “gran número creyó… y una gran multitud fue agregada al Señor” (Hechos 11:21-24).

II. DESTRUYENDO FORTALEZAS 2 Corintios 10:5

Satanás aprovechará cada incidente en nuestra vida para levantar en la mente pensamientos de incredulidad y estancamiento. El objetivo principal del enemigo es debilitarnos en la fe. 

  • Querrá frenar la influencia para el crecimiento. Esto se da en la mente del creyente. 
  • Es un espíritu que viene disfrazado de personas y circunstancias que generan decepción, confusión y depresión.
  1. Decepción: Frustrado por la actitud de la gente. 
  2. Confusión: Viene la pregunta: ¿Será de Dios o no?
  3. Depresión: El enemigo quiere detenernos e impedir el crecimiento espiritual y numérico.

Este principado se llama: Fortalezas de detenimiento”.

  • El diablo desea confinarnos en la cárcel, y pone guardianes para que perdamos cuatro cosas:

a. La visión: “Cuando perdemos la visión dejamos de ver por adelantado y nos volvemos esclavos de lo inmediato”.

b. El objetivo: La meta que está delante. “Olvidando ciertamente lo que queda atrás y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, la premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filipenses 3:13-14).

c. El propósito divino: Establecer el reino de Dios.

d. La capacidad de ver más halla de las circunstancias: Es ver lo invisible, los recursos que son nuestros en Cristo Jesús. Estos recursos son las bendiciones redentoras que están disponibles en el mundo espiritual. (2 Corintios 4:18).

III. EL DIABLO QUIERE ESTANCAR NUESTRA ECONOMÍA Y LEVANTARNOS UN HERODES

El diablo no conoce nuestro futuro pero lo presume. Cuando determinamos ir con Dios hasta el final y nos comprometemos sin límites, el enemigo querrá hacer dos cosas: Estancar nuestra economía y levantarnos un Herodes para que nos encarcele. La cárcel es un lugar estrecho, de voces, ruidos hostiles y estrechez.

  • La cárcel es estrechez económica: el enemigo nos quiere desviar de que este es nuestro año. Si nosotros los creyentes mantenemos la mente ocupada en como salir de esa situación económica y nos enfocamos en el problema, le estamos jugando el juego al enemigo (2 Corintios 2:11).
  • Para otros la estrechez no será la situación económica sino un estado mental.

IV. DIOS YA NOS ABRIÓ LA PUERTA DE LA CÁRCEL Hechos 12:1-19

Los planes de Herodes era ejecutar al apóstol Pedro así como lo había hecho con Jacobo (Hechos 12:1-6).

  • La iglesia hacía oración por Pedro Hechos 12:5
  • Dios envió a un ángel a la cárcel y una luz resplandeció en la cárcel, el mensaje del ángel es: “levántate pronto” (Hechos 12:7)
  • Llego el día de la libertad: Las cadenas se cayeron de las manos (Hechos 12:8) y la puerta de hierro se abrió (Hechos 12:10).

Conclusión: No fuimos hechos para la cárcel. Nuestra cabeza no rodará. La Palabra de Dios está firme, es integra e inmutable. Dios cumplirá su propósito en nosotros.

Comparte en redes sociales