Tomás Edison, después de sus 10.000 intentos para inventar el bombillo eléctrico, negó que hubiera fracasado alguna vez. El sólo descubrió miles de formas que no dieron resultado. Estaba entregado a su idea; El y Dios jamás se dieron por vencidos. La electricidad siempre estaba allí. Edison permitió que Dios le ayudara a desarrollar formas de utilizarla.

Principios para una Vida Triunfante / Diciembre 15Ap. Enrique Torra

El presidente Grant, a la edad de 38 años, se ganaba la vida cortando y entregando madera para estufas de calefacción. Pero supo escoger noblemente y tomar decisiones de altura. Nueve años más tarde fue elegido presidente de los Estados Unidos.

Miles de los llamados don nadie han escogido la buena vida, decidieron tener lo mejor y se han levantado para dirigir naciones, hacer o aumentar fortunas y establecer instituciones para el bienestar de la humanidad. Cuando escoja y decida con Dios en usted, y haga esa su meta, nada podrá detenerle cuando se junte con Dios.

Veinticinco mil casos de fracasos fueron analizados. Las evidencias mostraron claramente que la falta de decisión fue la causa principal del fracaso de cada uno de los casos. Cuatro de cada cinco graduados de educación superior norteamericana no saben que quieren de la vida. 

Las estadísticas prueban que al llegar a la edad de 65 años sólo uno de cada cien graduados será rico. Se analizaron cientos de casos exitosos. En todos los casos las personas que hicieron elecciones claras y definidas, se informaron lo mejor posible, tomaron una decisión y se entregaron a la tarea que estaba ante ellos, alcanzaron las metas que se habían propuesto.

La mayoría de la gente que fracasa se afecta profundamente y por lo tanto, se deja dominar por las opiniones de otras personas.

Comparte en redes sociales