Vida Triunfante

¡Creer en Dios es creer en lo bueno! Dios desea vivir en usted, porque Él desea que en su vida abunden cosas buenas; usted no puede separar a Dios de Su buena vida.

Apóstol Enrique Torra – Principios para una vida triunfante –Agosto 11 /2019

El deseo de Dios es que usted tenga estas tres bendiciones:

  1. Dios quiere que esté en paz. Si se siente culpable y temeroso crea que Cristo asumió el juicio en su contra, porque el desea que usted tenga paz con Dios. La paz con Dios esta basada en la justificación que es por la fe en el Señor Jesucristo: “Justificados, pus, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 5:1
  2. Dios lo quiere saludable. Si la enfermedad o la debilidad le afectan, desee la salud del Señor en usted. Quiera lo que El quiere. El jamás enfermó a nadie. El jamás le dijo a alguien que el sufrimiento y el dolor le glorificarían ni que la persona que padeciera se haría más santa. Siempre tocó a la gente y le dio salud. Este es el deseo que El tiene para usted. En la cruz del Calvario Él murió no solo por nuestros pecados, también llevó nuestras esfermedades. La Biblia dice: “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros sanados”. Isaías 53:4-5
  3. Dios lo quiere feliz y prospero. Si usted enfrenta problemas materiales, recuerde que Dios creó todas las riquezas del mundo, no para ser monopolizadas por los incrédulos, sino para utilidad y placer de Su pueblo. La Biblia dice:  “Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos”. 2 Corintios 8:9

Si Dios no quisiera que usted poseyera, utilizara y disfrutara las riquezas de este mundo, ¿para qué las puso aquí? Es correcto que usted desee las bendiciones materiales que Dios ha puesto a su alcance para que prospere, tenga un buen hogar que le agrade, tenga un buen auto o tenga todas las cosas buenas que le traigan placer. Es correcto que sus ropas sean finas, que prospere y que su familia disfrute de la buena vida, lo cual es propio de alguien que camina con Dios. Todo lo que Dios creó para sus hijos en el principio, ahora se lo ha restaurado a usted por medio de Jesucristo. La próxima acción es suya: Desee lo que Dios ofrece.

Comparte en redes sociales